“Un plan urbanístico que nace sin confrontación”

ENTREVISTA FERNANDO COUTO EN EL COMERCIO EL DOMINGO 28 FEBRERO, TRAS LA APROBACIÓN INICIAL DEL PGO

EF0IYB91--575x323Asegura Fernando Couto que él y su gobierno han hecho lo indecible para corregir la anomalía urbanística de Gijón donde, remarca, «se había convertido en algo extraordinario lo que es natural en infinidad de municipios españoles: tener un Plan General de Ordenación».

¿Qué lectura hace de la aprobación inicial de la revisión del PGO?

Este es un plan urbanístico que nace sin confrontación, desde la participación ciudadana y con el respaldo mayoritario del Pleno. Creemos que es un gran consenso político que engrandece el acuerdo y que será recordado durante muchos años al contar con el apoyo de cinco grupos de seis, de 20 de 27 concejales.

¿Supone esto un refuerzo a su labor como gobierno en minoría?

Supone que el Ayuntamiento avanza en la dirección correcta. En Gijón, a diferencia de lo que ocurre en el Principado, hay un estilo de gobierno de concertación y predomina la responsabilidad de tener en nuestras manos los intereses generales de la ciudad por encima de la pulsión cainita del partidismo.

¿Qué grupos de la oposición han arrimado más el hombro?

Todos los grupos pusieron de su parte menos uno. La entrada de los nuevos partidos ha aportado aire fresco al Ayuntamiento y ha hecho posible el cambio de modelo urbanístico que Foro empezó en el anterior mandato con muchas dificultades. El edil de Xixón Sí Puede David Alonso hizo, en ciertos momentos, de agente catalizador para que hubiera un clima propicio para llegar a donde al final llegamos.

¿Por qué no ha sido posible involucrar al PSOE en este acuerdo?

Habría que preguntárselo a ellos. Nosotros lo hicimos en comisión y no obtuvimos respuesta. Si tiramos de hemeroteca vemos que en mayo de 2015 este partido decía que si volvía a gobernar retramitaría en los mismos términos el último PGO anulado. Después de que la justicia le suspenda dos planes, de las marchas verdes y de que surja una plataforma pro Plan, el PSOE sigue sin asumir autocrítica alguna por un modelo que permitía construir 8.000 viviendas en el campo. Los urbanizables que ellos proponían en Castiello, Granda, Cabueñes, Porceyo, Vega… son actuaciones que no tienen cabida ni justificación en la actual realidad socioeconómica del municipio. Con este Plan hemos suprimido 7.000 viviendas que pretendían hacer los socialistas en los núcleos rurales para recalificarlos como suelo urbano.

Participación ciudadana

¿Está blindado este PGO ante nuevas posibles impugnaciones judiciales por defectos de tramitación?

Vivimos en Gijón en el urbanismo local una situación excepcional derivada de la anulación de los planes generales de 2005 y 2011. Nuestra obsesión desde que comenzó la tramitación del nuevo Plan de la mano de la concejala Lucía García, con el prediagnóstico del Colegio de Arquitectos, ha sido que hubiera un procedimiento exquisito para evitar cualquier contratiempo. Ahí reside la clave de la amplísima participación ciudadana puesta en marcha, más allá de lo que marca la ley, y que se prolongará hasta la aprobación definitiva de un Plan que tiene aún mucho margen de mejora a través de las alegaciones.

¿Extiende ese buen hacer procedimental también al Pleno del martes en que se efectuaron cambios en varias fichas sobre la bocina?

La tramitación que ha tenido este PGO desde 2013 hasta el mismo Pleno de aprobación inicial ha sido un ejercicio de absoluta transparencia. Los planes empiezan a tener problemas cuando no son transparentes y falta información. En este caso hay un exceso de información y el Pleno es el órgano máximo de la transparencia en un Ayuntamiento. Ante el hecho de que determinadas líneas de algunas fichas podían dar lugar a cierta ambigüedad se decidió que fuera en el Pleno donde se cambiasen para que tuvieran conocimiento la opinión pública, el conjunto de los grupos y constara en acta. El Pleno es el lugar donde se expone, se corrige y se modifica aquello que es necesario para que el documento que va a salir a información pública se haga conforme a la voluntad de la Corporación. Quizás aquí se hizo un ejercicio de transparencia al que algunos no estaban acostumbrados.

¿Cómo explica las suspicacias que despertó la incorporación de una parte de la finca Bauer al urbanizable del Alto Infanzón?

No hubo ninguna ocultación al respecto. Fue un encaje decidido por criterios exclusivamente técnicos del que se habló en comisión, pero el PSOE lo utilizó para enturbiar con una campaña política. En aras del consenso y de la transparencia, en el propio Pleno, se decidió dejar la ficha del Alto Infanzón como estaba en mayo de 2015 y que luego si alguien tiene que alegar que lo alegue. No se puede hacer un plan de ordenación en función del nombre y el apellido de la familia que tiene el prado. Por otra parte, el plan del Infanzón es una operación que se mantiene desde 2005, cuando gobernaba el PSOE. La edificabilidad es 0,12 casi la mitad de lo que marca el ROTU para los núcleos rurales, en una bolsa de terreno donde no hay especulación, porque los promotores son familias, hijos y nietos que quieren desarrollar ahí sus propias viviendas.

¿Cómo quedarán finalmente tras los cambios el astillero Armón, El Tallerón de Duro y Naval Gijón?

En los dos primeros ámbitos se recoge que es suelo industrial y para transformarlos habría que modificar el Plan General. En cambio el plan especial de Naval Gijón transformará el espacio industrial desmantelado a otros usos y a otra imagen dentro de un desarrollo y una estrategia en conjunto para El Natahoyo, que también se regenerará urbanísticamente al sur de los astilleros con tres planes de reforma interior que suman 440 viviendas (norte de la calle Peña, la zona de Mariano Pola-San José-Travesía del Mar y la zona del Savannah). Volviendo a Naval Gijón, se puede convertir en un motor de cambio no solo para el barrio sino para el conjunto de la ciudad. Va a haber también en esa zona una estación intermodal cercana y aquello va a cambiar al percepción ciudadana del centro urbano desplazándolo hacia el oeste. Tal y como queda recogido en la ficha correspondiente, se pretende recuperar una parte significativa de la fachada marítima entre Poniente y El Arbeyal para uso público y se delimitan asimismo 41.000 metros cuadrados de edificabilidad para uso comercial, terciario y dotacional, quedando excluidos el residencial y hotelero.

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.