Nos sentimos impotentes; pido enérgicamente al Principado que haga frente a su responsabilidad

Siento una honda preocupación por el anuncio del cierre de la planta. Detrás de una decisión fría puramente empresarial hay 200 trabajadores que quedan en la calle, y esto es lo preocupante.

Se van a casa después de muchos años de trabajado, sin entender qué pasó y sin previo aviso.

El despido de 200 trabajadores tiene un efecto que va más allá de las personas que trabajan y sus familias, porque se proyecta un mensaje pesimista a la sociedad, cuando más falta nos hace levantar la moral colectiva en una coyuntura tan difícil como la que estamos.

A esto se suma una absoluta incomprensión por la medida, porque era una factoría que daba beneficios. Cierran con beneficios, ¿por qué Ermua y Valencia si y Asturias no?

El viernes hicimos una declaración institucional en el Pleno y no dejaremos de luchar por una salida, pero hay que tener claro que los Ayuntamientos no tenemos competencia en Industria pero nos sentimos responsables de la desprotección sobrevenida que sufren las personas. Yo no tengo competencias, pero siento impotencia ¿por qué no nos enteramos? ¿por qué no sabemos nada?

Pido enérgicamente al Principado que haga frente a su responsabilidad y que llegue a las más altas instancias de la empresa para la búsqueda de una solución que no sea el despido colectivo y el cierre.

Una de las enseñanzas que nos dejó el cierre de Suzuki es que las gestiones del Gobierno del Principado no pueden agotarse en reuniones con responsables empresariales que carecen de capacidad para reconsiderar el cierre.

Causa desazón comprobar el laconismo de las declaraciones de la Consejería de Industria con todo lo relacionado con el sector empresarial.  El actual consejero negoció un expediente de regulación de empleo con Tenneco en el año 2010, ¿se podía haber previsto lo que está sucediendo? ¿qué se negoció?

Aunque no le guste al Presidente, nuestra sensación es que el gobierno regional va a remolque de los acontecimientos. Hay que visitar al tejido empresarial, no sólo a Alsa y Thyssen, que son dos pilares fundamentales de nuestro tejido empresarial, pero no los únicos. Hay muchas empresas, grandes, medianas y pequeñas y hay que escucharlas, saber sus necesidades. Me irrita la pasividad del Consejero y del Presidente.

Desde el Ayuntamiento seguiremos luchando, no tenemos competencias en Industria pero quiero dejar claro que ponemos todas las facilidades a la Administración competente y que es necesaria una política industrial conjunta.

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.