Mánfer yera compromisu

El 9 de septiembre del año 2014 la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Gijón acordó, accediendo a una petición de la Asociación de Vecinos Severo Ochoa de Pumarín, otorgar el nombre “Manfer de la Llera” a la zona verde situada entre las calles Baleares, Valencia y Avenida de Schultz. Esta zona no tenía nombre propio y era conocida popularmente como “parque de las tres calles” o “parque de la arena”.

Pero déxenme que diga delles palabres sobre una persona a la que ciertamente nun llegué a conocer, pero que, polos testimonios de amigos y persones cercanes, creo que bien merez l’homenaxe que-y facemos güei. Porque al dicir de toos Mánfer yera un bon escritor y meyor persona, un asturianu cabal y sencillu que fizo de la so vida un compromisu con toles causes del tiempo que-y toco vivir. Esa ye, ensin dulda, la palabra que yo escoyería pa resumir la imaxen que reflexa tolo que me cuntaron y lleí estos diis de Manuel Fernández: compromisu

Un compromisu social y tolerante, el d’un home dispuestu a escuchar y a sofitar cualquier causa de respetu y defensa de los derechos ciudadanos.

FullSizeRender

El mesmu respetu y el mesmu compromisu que dende bien neñu contraxo con Asturies, col so paisaxe, cola so cultura y, sobre manera, cola so llingua, el bable, «la nuesa fala tierna y melguera», una fala que Mánfer cultivó siempre y de la que fizo un compromisu tresversal a la so vida, dende la convicción compartida de que’l progresu d’Asturies nun ta reñíu col respetu a les tradiciones, al patrimoniu y a la cultura que nos identifica dientro del edificiu común español.

En 1964 Mánfer llegó cola so familia al entonces recién estrenáu barriu de Les 1.500, «un barriu modernu y d’abonda guapura de la gran ciudá…» como él mesmu describe nel poema «Pumarín. Un barriu nel que siguió desenvolviendo esi sentíu de llealtá y compromisu que nunca abandonó. Participó nel movimientu vecinal ya impulsando la creación de la Asociacion de Vecinos «Severu Ochoa» qu’él mesmu llegó a presidir y que agora, en xusta correspondencia, afala esti homenaxe.

En 1967 Mánfer tien de xubilase de la mina por silicosis y nun pasen dos años cuando se compromete col movimientu de pensionistes del que foi militante activu primero na clandestina Comisión Provincial de Jubilados y Pensionistas de Asturias y dempués, ya en democracia, na conocía como ARPA, Asociaciación Regional de Pernsionistas Asturianos.

Pero sé que de toos, el mayor compromisu de Manuel Fernández foi con vós, Rubén, Vital, Ramón y Efrén, la familia que formó con Celia en 1946. La familia de la que s’aguantaba a separtase nos años madrileños de la empresa sueca Atles Copco, la familia pola que se mudó de Lieres a Xixón en busca d’un entornu más gayoleru y con más posibilidaes educatives pa los sos neños, y ello a pesar del sacrificiu cotidianu de tener que dir a Lieres nuna vespa hasta la so xubilación. Sois, ensín dulda, la obra de la que Mánfer sentíase más orgullosu, porque él y Celia supieron tresmitivos esi sentíu de recta sencillez, de razón tolerante, de respetu y compromisu social.

Por ello nun quiero terminar estes palabres ensin decivos que me habría prestao conocer a Mánfer, al pá, al vecinu, al amigu, al home que supo guiar la so vida con un sentiu del compromisu y tolerancia colos que tamién a mi prestaríame que me recordaren non solo na mio llabor d’alcaldesa de Xixón, sinon como profesional, como amiga, como ciudadana. Creo sinceramente que’l de «Mánfer de la Llera» ye un bon nome pa esti parque porque ye el meyor exemplu pa los nenos que van disfrutar dél.

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.