La Zalia: Foro desveló su realidad

grafico_zalia_tgValoro la Zalia como infraestructura e instrumento avanzado para impulsar la actividad económica y las relaciones comerciales, en línea con lo que se hace en otras regiones, siendo el producto más acabado la Zalia de Zaragoza, que con 14 millones de metros cuadrados se ha convertido en un potente imán de atracción para muchas empresas que nunca tuvieron activos en Aragón. Desde esta perspectiva no tengo nada que objetar, al contrario, considero que es un proyecto a respaldar.

En paralelo a esta realidad se encuentra el discurso oficial del Principado, sin decir nada más que palabras huecas. A esto se suma la construcción de la infraestructura con unas carencias básicas.

¿COLABORACIÓN INSTITUCIONAL?

Hay que recordar que en la Zalia, el Estado tiene el 45% de la sociedad, mientras que el Principado tiene el 40%.  Los planes de empresa de los puertos (de Gijón y Avilés) y cualquier compromiso económico que adopten pasa por la supervisión del Ministerio de Fomento. Sin el acuerdo entre la Administración Central y el Principado, el proyecto está descompasado. 

Cuando se firmó el crédito sindicado de 96 millones de euros, en el año 2010, las autoridades portuarias no asumieron ningún compromiso. Esto es lo que hay por detrás de la fachada de la colaboración institucional. Y lo más preocupante estaba en el modo de funcionamiento. Desde el año 2010, la Zalia es una infraestructura que vive de consumir un crédito firmado ese año por 96 millones. La sociedad carece de ingresos, y se alimenta de gastar el crédito sin que haya perspectivas de facturación.

UNA INFRAESTRUCTURA CON CARENCIAS Y LIMITACIONES

Los suministros básicos de la infraestructura, como son el agua, la luz y el gas, no se acometieron. Los accesos, uno de ellos responsabilidad del Estado, y los otros del Principado, están sin construir.

En la hoja de ruta de la Zalia estaba previsto que a estas alturas del calendario se hubieran vendido 40 hectáreas, y no se ha logrado vender ni media. Sin accesos y sin suministros, cualquier inversión privada en la Zalia es una pérdida.

Lo más sorprendente de todo es que la Consejería de Fomento y la propia gerencia de la Zalia no le dan importancia a las carencias y  limitaciones de la infraestructura y confían en un futuro brillante en cuanto mejore la coyuntura económica.

SOLUCIÓN DEL PRINCIPADO: TRATO DESIGUAL A GIJÓN

Con el capital de la sociedad reducido al mínimo y sin ingresos por falta de ventas, no había forma de hacer frente a las devoluciones de dinero a los bancos. Se nos presentó la opción de un crédito participativo de 88 millones de euros. La opción de adherirse al nuevo crédito fue presentada por el Principado en unas condiciones discriminatorias, carentes de equidad y ofensivas para el Ayuntamiento de Gijón. Imposibles de aceptar para cualquier representante institucional de la Corporación municipal que quiera defender los intereses de Gijón.

Su opción era repartir la responsabilidad entre dos socios, el Principado y el Ayuntamiento de Gijón. El Principado asumía el 90% de los compromisos financieros y el Ayuntamiento el 10% restante. Los puertos de Gijón y Avilés, y el Ayuntamiento de Avilés no ponían ni un euro.

Una forma de obrar discriminatoria con el Ayuntamiento de Gijón, porque exime de cargas económicas a todos los socios menos a la corporación gijonesa. Es ofensiva porque refleja un estilo que ya se ha hecho norma, que consiste en dar un trato diferenciado a Gijón en todo por parte del Principado. Un trato que nos discrimina negativamente, como si el gobierno de Javier Fernández estuviera interesado en frenar el desarrollo de Gijón.

¿QUÉ PODÍAMOS HACER ANTE ESTO?

Ante esta situación podíamos dar tres respuestas:

1. Aceptar la ofensiva propuesta de la presidencia de la Zalia, asumiendo el pago del 10% y callar. Para actuar así no vino Foro al Ayuntamiento.

2. Rechazar el trato desigual y esperar que el Principado decidiera pagar el 100% de la deuda. De esta forma pasábamos a refugiarnos en una postura tan cómoda como irresponsable, porque la Zalia, pese al a funesta gestión realizada por los gobiernos socialistas y al pésima forma de proceder de la consejera Belén Fernández, todavía puede enderezarse se si actúa correctamente.

3. Poner condiciones para asumir responsabilidades económica en proporción a nuestra cuota accionarial. Eso fue lo que hicimos.

Reunido el equipo de gobierno del Ayuntamiento se decidió fijar como objetivo irrenunciable la exigencia de un trato equilibrado para los ayuntamientos. No es de recibo dar un trato desigual a dos instituciones municipales.  Pedimos también una implicación económica de las dos autoridades portuarias. Y pedimos accesos a la Zalia.

¿QUÉ CONSEGUIMOS?

Tras largas discusiones logramos que el Principado se haga cargo del 100% de las cargas financieras hasta 2017, y que a partir de ese año, amorticemos la parte del crédito que nos corresponde hasta 2023. Nuestro compromiso lleva el soporte de una “confort letter”, como ocurría en el crédito sindicado. El Ayuntamiento de Avilés tendrá una implicación económica en las cargas financieras similar a la del Ayuntamiento de Gijón, pero en proporción a su cuota accionarial, que era lo que pedíamos.  Y los puertos pedirán a Puertos del Estado poder tener en sus planes de empresa una partida para la Zalia. Y en cuanto a la construcción de los accesos hay una cantidad reservada, que no es suficiente, pero supone un paso cualitativo.

Hemos logrado tres cosas, cambiar la dinámica de trabajo, impedir que cristalizara una propuesta basada en discriminar al Ayuntamiento de Gijón y poner la verdadera problemática de la Zalia encima de la mesa. 

¿POR QUÉ SE HACÍAN LAS COSAS TAN MAL?

¿Por qué no se debatía sobre la situación de la Zalia en las instituciones y en la sociedad?

La Zalia iba a conectarnos con Europa y lo que hizo fue incomunicar y dañar a San Andrés de los Tacones. Hizo falta que Foro se sentara en el consejo de administración de la Zalia para que la penosa realidad fuera desvelada. 

Los empresarios culpan a los políticos del actual estado de la Zalia y tienen razón, porque no hubo otro agente, fuera de los representantes de las instituciones, que haya tomado decisiones.

Los males de la Zalia vienen de profundos errores en la estrategia y gestión. Sobró grandonismo, ganas de asombrar a los ciudadanos con proyectos colosales, sobré afán de rapiña con los votos y faltó responsabilidad. 

El verdadero problema está en la construcción de los accesos. Cuando gobernaba Álvarez cascos propuso una solución sustitutiva, pinchando la autopista “Y” a la altura de Somonte, pero como para los socialistas las ideas son buenas o malas en función de quien las plantea, el plan quedó descartado al llegar Javier Fernández a la presidencia del Principado.

El nuevo presidente se comprometió a construir los enlaces en la sesión de investidura, pero año y medio más tarde no hay nada. 

Es importate romper con la tradición socialista de llevar a cabo proyectos públicos costosos y mal gestionados. Es preciso construir algún enlace y activar la venta de suelo de la primera fase de la Zalia. Defendamos juntos un proyecto que afecta a los intereses generales de la ciudad y no caigamos en obediencias de partido, porque el futuro de Gijón debe estar por encima de todo. 

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.