Gijón ya tiene Teléfono de la Esperanza

Attachment-3

Este fin de semana conmemoramos los 40 años del Teléfono de la Esperanza en Asturias, y celebramos que Gijón por fin está conectada a la esperanza.

El verdadero responsable de que nuestra ciudad cuente con el servicio del Teléfono de la Esperanza, uniéndose así a Oviedo fue nuestro querido Gonzalo Mieres. Se trata de un dato que no sabía y que hace que Gonzalo nunca deje de sorprenderme. Una labor que inició en el año 2011 animando a los voluntarios a que trasladaran el trabajo que realizaban en Oviedo a Gijón, poniéndolos en contacto con los responsables de los centros municipales, organizando conferencias y charlas, y acercando poco a poco este servicio a la ciudadanía de Gijón.

Attachment-2

Hoy ya es una realidad y aunque no la haya podido ver materializada, estoy segura que confiaba en que muy pronto Gijón estaría conectada.

Si tuviera que resumir el trabajo que realiza el Teléfono de la Esperanza diría que cuidan y mejoran la salud emocional de las personas. La Organización Mundial de la Salud define la “salud” como el estado de bienestar físico, psíquico y social completo, y no sólo la ausencia de enfermedades. Estamos por lo tanto ante un concepto más amplio que incluye el bienestar social y mental.

Attachment-1

Actualmente, hay una gran corriente hacia el cuidado del cuerpo, pero el cuidado de la mente es igual o más importante. Cuando hablamos de salud mental parece que el cuidado que merece nuestro sistema emocional solo tiene que ser atendido cuando algo ya no funciona y requerimos de ayuda externa. Pero debemos ser conscientes de que es necesario fomentar una relación satisfactoria con uno mismo y con las personas que nos rodean.

De todo esto se ocupa el Teléfono de la Esperanza, con su servicio cualificado y gratuito para las personas que están pasando una situación de crisis individual, familiar o social, con sus redes de ayuda preventivas que promueven el cuidado de la salud emocional y con la formación a aquellas personas que quieren ayudar a las demás.

Doy la enhorabuena al Teléfono de la Esperanza por cumplir cuarenta años entregados a una tarea tan meritoria como es la ayuda a superar situaciones de crisis emocional, por creer en las personas y confiar en su deseo de mejorar. Su labor es impagable. Con su entrega, con su voluntariado, son un ejemplo de solidaridad humana.

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.