Generosidad con la Cultura

DSC_4988Uno de los objetivos primordiales de nuestros museos es la recuperación del patrimonio cultural de Asturias, incluso de aquel que estaba perdido como es el caso que hoy presentamos; el de la documentación de la Congregación de Naturales del Principado de Asturias en Madrid.

Fernanda Suárez de Guerra, residente en Méjico, donó esta mañana al Ayuntamiento de Gijón varios libros con la documentación de la Congregación de N. S. de Covadonga de Naturales del Principado de Asturias al Museo del Pueblo de Asturias. Fernanda, hija de Antonio Suárez, es continuadora de una larga y fecunda generosidad de los emigrantes asturianos en América con su tierra. Esa generosidad levantó y dotó escuelas que sirvieron para formar a los asturianos, llenó de libros muchas bibliotecas, facilitó la vida de nuestros antepasados con la construcción de fuentes, depósitos de agua, carreteras, puentes, y hospitales.

DSC_5015

Una generosidad con Asturias, y en especial con Gijón, y volvió a manifestarse hoy por parte de la familia Suárez, esta vez en nombre de Fernanda.

Estoy muy satisfecha por el número continuo de donaciones y depósitos que reciben los museos de Gijón, que demuestran fehacientemente que la sociedad se identifica con ellos y que los ciudadanos confían en sus museos, motivo por el cual donan o depositan su patrimonio en ellos. Ejemplos hay múltiples, como las donaciones de los artistas Antonio Suarez y Rubio Camín al Museo Casa Natal de Jovellanos; las donaciones recientes de las colecciones de José Antonio González, o de Carlos Roces al Museo del Ferrocarril de Asturias; la donación de la Peña Taurina “El Cordobés”, o el depósito de una colección de radios de Avelino Fombona, que se está tramitando en este momento, para el Museo del Pueblo de Asturias.

DSC_5007

Este hecho no es ni más ni menos que fruto de una palabra que llevamos como “bandera” desde que comenzamos nuestra andadura política, y que no es otra que la COLABORACIÓN.

DSC_5038

El Ayuntamiento de Gijón se abre y se abrirá a todo tipo de personas, instituciones y entidades que quieran dinamizar la actividad cultural; sin exclusiones, colaborando en un momento en el que la acción pública ve limitada su actuación por las debilidades presupuestarias y por las nuevas cargas impositivas.

Creo con firmeza, que solo la existencia de instituciones culturales públicas, fuertes y bien dotadas, abiertas y concebidas como un servicio para todos, son las únicas que pueden garantizar la continuidad de la conservación, el estudio y la difusión del patrimonio cultural.

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.