En marcha un programa contra el acoso escolar

Esta mañana presentamos de la mano del profesor y autor del proyecto, Andrés González Bellido, el programa TUTORÍA ENTRE IGUALES, que se pondrá en marcha en el próximo curso en los centros escolares de Gijón. Este programa evidencia una vez más la constante preocupación del Ayuntamiento de Gijón por todo lo que concierne a la educación.

tutora-entre-iguales-1-728

El programa que será puesto en marcha en Gijón el próximo curso y que es pionero en Asturias, se centra en un tema que no es menor. El acoso escolar en cualquiera de sus expresiones de maltrato psicológico o físico se ha extendido por nuestras aulas como una plaga de difícil control ante una comunidad educativa ciertamente desorientada por los novedosos perfiles que internet y las redes sociales otorgan a un problema tan viejo como a veces desconocido: el de la violencia entre iguales.

Según la organización Save to Children, uno de cada 10 estudiantes entre los 12 y 16 años afirma ser víctima de acoso escolar. Y según estudios como «Cisneros X: Violencia y Acoso Escolar en España», uno de cada cuatro escolares asturianos es víctima de esta lacra: una cifra que nos otorga el dudoso honor de ser la tercera comunidad de España con mayor índice de acoso escolar, solo superada por Andalucía y el País Vasco.

IMG_0164Seamos, por lo tanto, claros: nuestros niños y niñas están expuestos a una escuela donde su formación como ciudadanos libres, tolerantes y emocionalmente equilibrados puede verse amenazada por la angustia que genera en ellos una forma de violencia gratuita, posiblemente, una de las más infames expresiones de la maldad humana. Su salud física, emocional y su rendimiento académico pueden verse mermados por un sentimiento de marginación y aislamiento precisamente en el lugar donde debieran aprender el sentido de la integración.

Aislamiento propiciado primero por sus propios compañeros y amigos, testigos mudos del acoso, a quienes con frecuencia el miedo a ser la siguiente víctima les acaba convirtiendo en cómplices de la violencia y constructores de un muro de silencio y mentiras que el niño acosado no puede derribar.

Aislados también por una Administración educativa que, más allá de Protocolos ineficaces o simplemente desconocidos, a duras penas se enfrenta a esta cruel y obstinada realidad, tan desaparecida de las estadísticas oficiales como con frecuencia enmascarada bajo el edulcorante eufemismo de «problema de convivencia».

No podemos, por lo tanto, seguir desatendiendo nuestras responsabilidades. Mientras la Escuela no sea un espacio de seguridad, nuestros escolares, seguirán sufriendo, cambiando de centro e, incluso, llegando a la desesperación del suicidio.

Es indemorable un plan de trabajo en el que se comprometa e implique a todos los actores de la comunidad educativa: estudiantes, profesores, equipos directivos, padres. Hemos de concienciarnos sin exclusiones de que el acoso escolar no es un problema focalizado solo en la víctima, es un problema de todos y sin ninguno tendrá solución.

images1

Este es en esencia el valor de TUTORÍAS ENTRE IGUALES, el Programa de convivencia para la prevención de la violencia y el acoso escolar que el actual gobierno municipal a través de sus concejalías de Bienestar Social y Educación quiere poner a disposición de todos los colegios públicos, concertados y privados de nuestra ciudad. Es una estrategia educativa para la convivencia escolar, diseñada como una medida práctica contra la violencia y el acoso escolar, con carácter preventivo e institucional. Este Programa se aplica en centros desde 2003.

IMG_0165Es una iniciativa pionera en Asturias con la pretendemos dotar a nuestros centros educativos de una herramienta para la recuperación de nuestras aulas como espacios de convivencia y la erradicación definitiva de toda forma de violencia. Necesitamos desarrollar estrategias que favorezcan la integración y la autoestima de los alumnos y que, desde la disuasión y la prevención, compensen el desequilibrio de fuerzas y poder siempre presentes en el acoso

Pero debemos tomar conciencia de que no estamos solo ante un problema de la edad escolar. Educar a nuestros estudiantes en la aceptación entre iguales, la tolerancia y la resolución de conflictos de forma pacífica es nuestra mejor contribución para evitar que esa violencia adopte en los futuros adultos otras expresiones desgraciadamente tan conocidas hoy como la homofobia, el acoso laboral o el insoportable número de mujeres asesinadas por la violencia machista.

 

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.