Cultura y estrellas

DSC_1913Cine, café y escritura. Son las tres notas del perfecto pentagrama para José Antonio Garriga Vela.  Así nos los dijo en Madrid, cuando en septiembre se hizo público que era el ganador del Premio Novela Café Gijón; y así se ha hecho realidad este fin de semana en Gijón.

La lluviosa tarde del viernes se llenó de estrellas porque compartimos charla con el autor de “El Cuarto de las Estrellas” – la novela premiada- y porque estrellas del séptimo arte llenaron el Teatro Jovellanos de talento en la gala inaugural del Festival Internacional de Cine de Gijón.

DSC_1909La Casa Natal de Jovellanos acogió un encuentro con el autor moderado por Miguel Mingotes.

“Tuve la fortuna de que me fue bien, pero ser escritor es complicado”. Así comenzaba la charla José Antonio Garriga Vela.

Humilde, cercano y conversador, José Antonio hizo un repaso a su trayectoria literaria, desde que con seis años comenzó a escribir con la Señorita Enriqueta hasta que se alzó con el Premio Café Gijón por una obra “que habla de sentimientos y sensaciones, del paso del tiempo, de la edad, del amor y la muerte”.

Reconoce que “la única manera de vivir la literatura es teniendo suerte” y agradeció el “terrible apoyo” que le dieron sus padres en su afán por escribir, así como los primeros pasos en el mundo de la literatura gracias al profesor Antonio Linares a quien “le debo la vida”, porque ya en la escuela “hacía sentirme un héroe” cuando decía “Venga Garriga, deléitanos con tu prosa”.

DSC_1917Para José Antonio la novela es una forma de vivir, una obsesión, algo especial. Confiesa que cuando muere uno de sus personajes, muere con él y que no le tiene miedo a la página en blanco, sino al hecho de que a los lectores no le guste lo que escribe. “La vida de la creación es complicada, vivimos de lo que gusta a la gente, y muchas veces no coincide con lo que nos gusta a nosotros”.

En el Diario de Málaga publica un cuento semanal, rondando casi los mil, y durante la charla reiteró una y otra vez que escribir le hace feliz. Consideró el Premio Café Gijón y el hecho de estar en nuestra ciudad como “un reconocimiento a toda mi trayectoria” y define la escritura como “crear un mundo y vivir en él”.

Amante del cine, nos contó que sus padres le llevaban todos los sábados al cine de El Ensanche, en Barcelona, y que películas como “Muerte a un ruiseñor” le marcaron profundamente.

En sus novelas, siempre hay metáforas con la vida real, como el personaje del funambulista de su última creación. “Hay muchas personas que se juegan la vida guardando el equilibrio sin red, es la metáfora la vida: una persona que guarda el equilibrio por no caer”.

Solo cuatro personas han tenido el honor de leer “El cuarto de las estrellas”; una novela ambientada en un solitario barrio de Málaga, un lugar desértico en el que sólo hay una cementera .

Nosotros ya estamos esperando a que sea editado por ediciones Siruela.

DSC_1885 DSC_1893

DSC_1903 DSC_1919

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.