Carril bici del Muro

DSC_4060El carril-bici abierto en el Muro es un paso más en el empeño por crear en Gijón una red de vías específicas para los ciudadanos que opten por desplazarse en bicicleta. Aporta conectividad a esa red en construcción de forma que cualquier ciclista que venga del Este de la ciudad, al llegar al puente del Piles puede seguir pedaleando hasta la Plaza Mayor y a partir de ahí seguir por el carril hacia El Musel.

No es una actuación muy costosa, carece del relumbrón de las grandes obras, pero no aporta menos que ellas al bienestar de los gijoneses.

La propuesta realizada por el equipo de gobierno provocó un vivo debate entre los grupos políticos y los colectivos sociales, siendo mucho más numerosos los detractores del proyecto que los favorables al mismo. Desde la oposición se hicieron pronósticos tremendistas, asegurando que se iba a colapsar el tráfico. La práctica diaria pronto indicó lo contrario.

DSC_4061

La polémica se desvaneció en cuanto empezaron las bicicletas a recorrer su carril de forma paralela a peatones y coches.

Antes de construir el carril-bici la situación era francamente insatisfactoria. Los ciclistas transitaban por el paseo del Muro sorteando a niños y mayores, poniendo en riesgo la integridad ajena y la propia. Los anteriores responsables municipales propalaban la teoría de la convivencia, según la cual, ciclistas y peatones debían compartir el mismo paseo, moderando unos la velocidad y aumentando otros la atención. Una forma de lavarse las manos, traspasando la responsabilidad a los ciudadanos, renunciando a tomar medidas que compatibilicen realmente tres formas distintas de movilidad.

Cuando lanzamos la idea del carril-bici, distintos portavoces nos dijeron que bastaba con pintar un carril por el propio paseo del Muro, y bicicletas y peatones regularían sus movimientos, respetándose mutuamente.

Los que negaban todo conflicto entre ciclistas y peatones, convirtiendo en superfluo el proyecto del carril-bici, y los que se conformaban con trazar unas rayas por el paseo compartían un mismo prejuicio: la superioridad del coche sobre otras formas de movilidad.

Los sacrificios y las incomodidades quedaban reservados para peatones y ciclistas. La alternativa puesta en práctica responde a una filosofía opuesta: restringir un poco el espacio para los coches, habilitando un carril para las bicicletas, y mantener intacto el paseo para los peatones.

Llevo directamente las competencias de medio ambiente. No hice delegación de ellas en ningún concejal. Soy sensible a la problemática medioambiental, y como alcaldesa y como médico me preocupa la calidad del aire que respiramos los gijoneses, el nivel de ruidos, y las prácticas insanas de vida.

Frente a la política continuista en cuestiones de medio ambiente; ante tanto político que presume de ecologista y siente santo temor a quitar un centímetro de asfalto a los coches, quise ser consecuente y optar por una solución que satisface a la mayoría, no crea problemas, y anticipa la ciudad del futuro.

DSC_4076

Sí, el Gijón del futuro no es él de los atascos de coches, altos decibelios y vida sedentaria. El futuro pasa por aumentar la movilidad de los ciudadanos, con mayoritarios desplazamientos a pie, y con el creciente recurso de la bicicleta. La bicicleta no es sólo para Amsterdam, Berlín o Vitoria, también lo es para Gijón.

Ciclistas seguros, sin invadir el espacio de los coches y sin sentirse acosados por estos, y haciendo ejercicio cardiosaludable. Una ciudad más barata, sin consumo masivo de combustibles fósiles, dispuesta a combatir el cambio climático y convencida de que hay una movilidad sostenible que debemos entre todos afianzar.

DSC_4054 DSC_4079 3

No os invito a inaugurar el carril-bici, porque seguro ya lo habéis hecho, cortando la cinta invisible con vuestras bicicletas. Para los que no lo hayáis hecho aún os propongo sumarnos a esa corriente de gijoneses responsables que se mueven de la forma más racional para la vida colectiva y que tantos beneficios depara a quienes la practican. Hoy me subí de nuevo a la bicicleta con mis compañeros Fernando y Rafa para disfrutar del carril-bici, y así nos incorporamos a las prácticas de movilidad mayoritarias que habrá en Gijón dentro de unos años.

DSC_4079 2

 DSC_4091

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.