Apuesta por un cambio de cultura

Intervención del concejal Fernando Couto en la Jornada “Alternativas de Financiación para las Pymes” celebrada el 15 de enero.

DSC_2314El gran problema de nuestra sociedad, el alto nivel de desempleo, sólo se puede remediar con el fortalecimiento del actual tejido empresarial, consolidando las actuales empresas y animando a todos los que tienen una iniciativa atractiva a abrirse un hueco en el mercado. Sólo desde la presencia de una importante oferta de empresas podrán los jóvenes que nunca trabajaron y los mayores que llevan mucho tiempo en el desempleo, encontrar trabajo.

Ningún gobierno resolvió nunca la lacra del paro y ninguno renuncia a presentarse como garantía de trabajo y mayor actividad económica. Los gobiernos tienen que crear las condiciones para que funcione el mercado de trabajo, pero no son los empleadores en nuestra sociedad. El papel de los gobiernos es más humilde, debiendo limitarse a facilitar los instrumentos para que se constituyan nuevas empresas, para que haya más y mejores empresas y estas contraten a más trabajadores.

DSC_2313Formación adecuada, infraestructuras potentes, suelo industrial barato, crédito accesible así como un adecuado  régimen fiscal que permita reactivar la economía y detener la escalada del paro. Esa es su  misión. Fomentar un sistema tributario que reduzca impuestos penalizadores del ahorro y que favorecen actualmente deslocalizaciones de contribuyentes y de empresas. A partir de ahí deben dejar actuar a los que verdaderamente saben, a los que tienen vocación de desenvolverse en el mercado de trabajo, a los que quieren arriesgar, a los que conocen con detalle las mercancías y los servicios que ponen en el mercado

Pero no suele ser así. Los gobiernos condicionan en exceso la vida de las empresas perjudicando con normas y reglamentos, con permisos y retrasos.  Desconfían de los empresarios y ven a las empresas como exclusivo instrumento de la recaudación fiscal.

DSC_2285En Asturias históricamente cualquier iniciativa privada pierde su dimensión social, pasa ser una empresa sospechosa que sólo merece ser cosida a impuestos o sometida al ‘vía crucis’ de la larga tramitación de licencias, permisos y concesiones. Se llegó a  crear una atmósfera tan delirante que hasta el trabajo público tiene prioridad sobre el privado creando dos marcos laborales.

Hago toda esta reflexión sobre lo público y lo privado para decir dos cosas:

  1. 1.    La santificación de lo público es el haz de una hoja cuyo envés es la demonización de lo privado.
  2. 2.    Este valor cultural de los llamados gobiernos progresistas, fomentado y extendido por toda Asturias, no es una propuesta ingenua, sino profundamente interesada, ya que cuantas más actividades dependan de lo público, más dependencia tendrá la sociedad de los presupuestos de las administraciones y más músculo tendrá la clase política en el poder.

Por eso no prolifera la iniciativa privada todo lo que necesitamos en Asturias, por eso sólo tiene patente de longevidad cualquier proyectos de titularidad pública, donde su gestión no descansa en la racionalidad económica, donde no se trabaja con la solidez que requieren los proyectos a largo plazo, sino que el rumbo de las empresas públicas queda delimitado a los sucesivos calendarios electorales y además para estar al frente de cualquiera de estas empresas, organismo o fundaciones es suficiente con poseer el carné del partido de turno en el poder en lugar de acceder conforme a acreditados criterios de mérito y capacidad.

Considero que lo más dañino de larga hegemonía del llamado progresismo en Asturias ha sido la incrustación de valores dominantes en la conciencia de la sociedad: glorificando lo público y demonizando lo privado.

El mundo de la empresa, es claro en sus mensajes,  solicitando a las administraciones:

1) apoyo institucional.

2) Eliminación de trabas administrativas.

3) Medidas para la financiación y acceso al crédito.

4) y que la reducción del periodo de pago a proveedores por parte de la administración sea un hecho constatable.

Y creo firmemente que estamos dando una respuesta decidida y comprometida a todas ellas.

DSC_2294Centrándonos en el objeto de la jornada,  en las alternativas de FINANCIACIÓN, la crisis económica y la sequía financiera por parte de bancos y cajas de ahorro han supuesto la eclosión de un buen número de fuentes de financiación alternativas a los préstamos bancarios, la fuente más habitual de financiación externa para la mayor parte de las pymes.

De hecho, la financiación bancaria aportaba hasta antes de la crisis económica iniciada en 2008 aproximadamente el 80% de las necesidades financieras de las empresas españolas, frente a poco más del 30% en el caso de las empresas en Estados Unidos.

Las fuentes de financiación alternativa son aquellos recursos monetarios aportados por terceros, con una duración limitada en el tiempo, y que han de ser devueltos al finalizar el período establecido entre las partes, en la mayor parte de los casos, con una contraprestación económica a modo de intereses.

Quiero trasladar  mis dudas sobra la valía real de la política de subvenciones a fondo perdido como estímulo a la actividad emprendedora. El papel que han jugado hasta ahora las Administraciones Públicas para promover el desarrollo del tejido empresarial se ha centrado en las subvenciones. Mantener ese capítulo de subvenciones a fondo perdido como apoyo a la labor emprendedora considero que es cada vez más cuestionable.

DA__3577Los recursos públicos se deben centrar en facilitar el acceso al crédito de aquellos que quieran sacar adelante un proyecto empresarial. Ha llegado el momento de que tanto la Administración como los propios empresarios sean corresponsables de los pasos que se darán para impulsar la actividad económica. Es más coherente apoyar e incidir en la concesión de financiación en condiciones favorables, que permitan superar una limitación que pueda resultar definitiva en tiempos de crisis. Tiene que extenderse ese cambio de cultura empresarial, de cultura de financiación, y pasar de la cultura de la subvención a la cultura del emprendedor.

Las administraciones asturianas no pueden seguir haciéndose cargo de partidas a fondo perdido de las que se beneficiaban muchos proyectos. El emprendimiento establece un compromiso y los créditos hay que devolverlos. La aportación de fondos reembolsables permite ofrecer una visión de más largo plazo. Hay que generar incentivos para que todo converja hacia la natalidad empresarial.

DSC_2293Desde la programas municipales en  Gijón, es importante destacar el proyecto de fondos de capital riesgo para empresas locales con proyectos innovadores, con una inversión desde 2012 acumulada por parte del Ayuntamiento de 3,9 millones de euros y 9 proyectos aprobados. También los préstamos participativos del fondo de Capital Semilla, con 17 proyectos en cartera y una inversión acumulada de casi 913.000 euros. Todo esto conlleva, a día de hoy, un capital inducido de 10 millones de euros y cerca de 230 puestos de trabajo directos. Nuestro objetivo con estas 2 herramientas de financiación municipal es tener en cartera, al final de la legislatura, 15 empresas en el fondo de capital riesgo, 30 empresas en el programa de préstamos participativos con una inversión pública directa de 7,5 millones de euros e inducida de 20 millones con retorno positivo para el desarrollo empresarial, y por ende al empleo local.

Pero, ¿cuáles son los problemas iniciales a la hora de plantear un modelo de financiación  alternativo para las empresas en España?

1. Menor tamaño relativo de nuestras pymes respecto al resto de las europeas

2. La transparencia que conlleva elevados costes financieros difíciles de superar a corto plazo.

3. No hay costumbre inversora de financiar pymes y asumir riesgos  financieros derivados del espíritu emprendedor más allá de lazos  familiares o de amistad

Estas dos  herramientas mencionadas, marcan un compromiso, con el mensaje que les estoy trasladando del cambio de cultura.

Si nos fijamos en el año 2010 el 100% de las ayudas municipales eran de carácter no reembolsable, es decir, a fondo perdido. Ya en 2013, por vez primera, las de carácter reembolsable, superan a las ayudas a fondo perdido. Aumentan los recursos para los programas de financiación alternativa a los bancos y aumenta el peso relativo de las ayudas reembolsables.

Es un proceso que se consolidará en los próximos años, pues es nuestra decisión prácticamente suprimir las ayudas que aún hoy se conceden a fondo perdido para abrir una tercera herramienta de financiación que complemente las dos mencionadas. Serán los microcréditos para emprendedores por un valor hasta 25.000 euros.  De este modo el espectro quedaría cubierto en cuanto a herramientas de financiación municipal.

  • Microcréditos: hasta 25.000
  • 25.000<prestamos participativos<90.000
  • 250.000< fondo capital riesgo< 900.000

Estas se añadaría a diferentes mecanismos adicionales como los programas de i+d+i, o ayudas a la contratación por cuenta ajena. Hemos desarrollado programas de promoción empresarial para nueva actividad con ayudas específicas, y para empresas consolidadas a través de las plataformas de desarrollo empresarial, que respaldan la colaboración entre sociedades locales. En los dos últimos años se han aprobado ayudas para 32 proyectos que han beneficiado a 103 empresas (1,45 M€) o las ayudas a la contratación por cuenta ajena por parte de las empresas, han alcanzado los 1.100 beneficiarios.

Son algunos ejemplos sin ninguna pretensión de alardear de nada, simplemente de dejar constancia que confiamos en la capacidad de empresarios para recomponer el tejido económico y productivo asturiano y con ello volver a situar a nuestra región en una posición competitiva a nacional y europeo. Una posición que nunca debió abandonar.

Qué duda cabe estas medidas formarían parte de un programa general de impulso a nuestra economía, un programa que requiere esfuerzo, innovación, cambios y sacrificios, para alejarnos de cualquier inmovilismo. Estoy seguro que los aquí presentes compartimos la necesidad de unas, comunicaciones viarias, ferroviarias y aéreas dignas, de poco nos sirve tener empresarios competitivos si en el mercado global en el que se mueven no pueden llegar con facilidad a los principales centros de negocio. Las empresas que pretendemos potenciar nacen para desarrollar su actividad en un mercado global y debemos facilitarles esa proyección internacional a todos los niveles. La asunción  del riesgo que conlleva un nuevo proyecto empresarial debe convertirse en auténtica oportunidad y no una tremenda dificultad.

Concluyo, esperanzado en que este modelo porque el que apuesta el Ayuntamiento de Gijón, sea implantando en el ámbito autonómico en los próximos años, de modo que el mensaje que se traslade a nuestro empresariado, falto de confianza, sea univoco e ilusionante.

DA__3560 DSC_2300 DSC_2299 DSC_2311 DSC_2307 DSC_2309

Sin comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.